Header-1.jpg

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Otra vez, gracias a nuestros amigos de Ryanair, hemos disfrutado de un fin de semana largo en Dublín, en compañía de nuestra amiga Carmencita.

Algo milagroso ha sido el tiempo que henos tenido, pues no nos ha llovido en ningún momento aunque hemos estado cargando con el chubasquero en todo momento.

Ha sido uno de esos viajes en los que todo te sale bien y nada ha enturbiado la visita, excepto el color oscuro de la cerveza Guinness, que siendo el 250 aniversario….ya os podéis imaginar.

La ciudad como tal no me ha entusiasmado. Es bonita y tiene cosas chulas, pero creo que no volvería. Había que conocerla y patearla, pero no esperes grandes cosas.

Como en otras ocasiones, os haré un resumen de lo visitado y contratado por si os sirve de referencia para vuestra visita, espero que os sirva de ayuda. También os dejo las fotos en la GALERÍA de Dublín.

Como ya he comentado, volamos con Ryanair, que dispone de 3 vuelos diarios a la ciudad de Dublín desde Madrid. Salimos un sábado por la mañana y, como en otras ocasiones, salimos antes de la hora prevista y la duración del vuelo fue inferior a lo programado.

Una vez en el aeropuerto, cogimos un taxi para el hotel, el Jurys Inn Parnell Street (reserbado mediante booking.com), situado en la calle Parnell, casi esquina con la calle O’Connell.

El taxi salió un poquito caro (32 Euros), debimos coger un autobús que nos dejaría en la misma calle O’Connell, muy cerca del hotel, pero claro, eso lo sabemos ahora. Para la vuelta si que nos fuimos en el autobús hasta el aeropuerto. 6€ por persona y 30 minutos en llegar.

El hotel fue de lo mejorcito del viaje. Bien de precio, muy límpio, perfectamente ubicado…. Vamos, que mejor imposible. Nos costó 270€ en total por tres noches en habitación triple sin desayuno. El desayuno costaba 13€ por persona y día en Buffet, pero justo en frente del hotel hay una típica taberna Irlandesa de Desayunos donde fuimos los 3 días, con muchas opciones y buenos precios.

El primer día nos cogimos los billetes del autobús panorámico del súbete – bájate y nos dimos una vuelta por todo Dublín. Estuvimos en la fábrica de la Guinness y nos tomamos unas pintas. Como el billete servía para 24 horas, al día siguiente por la mañana también nos dimos una vuelta por todas las paradas. Es una elección interesante.

El segundo día, a media mañana nos fuimos de excursión al norte, al castillo de Malahide, que data del siglo XII. Es interesante de ver y tiene unos 250 acres de jardines muy bonitos. Se vuelve pasando por Howth desde donde se obtendrá una vista panorámica de la bahía de Dublín. La verdad es que NO hay paradas para hacer fotos, una lástima, porque los paisajes que se van viendo son impresionantes.

De vuelta a Dulín, por la tarde-noche, estuvimos por la zona de Temple Bar tomando unas pintas y cenando. Es bastante caro en general, pero la zona de Temple Bar más todavía. En todos hay música en directo y muy buen ambiente. Cualquiera que elijas te gustará.

Al día siguiente nos fuimos al sur, hacia las montañas Wicklow pasando por Enniskerry hacia Powerscourt House & Gardens. También con unos jardines muy bonitos y donde se han rodado muchas películas. Mientras comíamos cayó el diluvio universal, pero justo al terminar salió el sol y pudimos pasear por los jardines. Así es Dublín, llueve y deja de llover constantemente. Demasiada suerte que tuvimos que no nos mojamos ningún día.

De vuelta a Dublín, hicimos algunas compras por la zona de O’Connell Street y nos volvimos a los pub’s (que le vamos a hacer…..vinimos para beber Cerveza…)

Por la tarde del día siguiente nos volvíamos a casa, nos dimos la última vuelta y compramos alguna cosita más y para casa. Cogimos el autobús que sale desde O’Connell Street hacia el aeropuerto. Cuidado porque salen tres diferentes en apenas 50 metros de acera. Dos directos que cuestan 7 y 6 Euros cada uno, y un tercero que cuesta unos 2.20 Euros pero que tiene muchas paradas intermedias. Los directos vienen tardando unos 30 minutos sin tráfico (50 con tráfico), y el otro unos 40 minutos sin tráfico.

Ya solo quedaba tomarse la última pinta en el aeropuerto antes de volar a casa y retomar la rutina.

Espero que te haya gustado, difruta de las fotos de la GALERÍA de Dublín.

Deja tus comentarios

Post comment as a guest

0 / 300 Restricción de Carateres
Su texto debería tener menos de 300 caracteres
Your comments are subjected to administrator's moderation.
  • No se han encontrado comentarios